Cine en casa: un sueño hecho realidad

Los hogares inteligentes son cada vez más comunes. La tecnología en el hogar avanza rápidamente y lo que ayer era ciencia-ficción hoy es una realidad: los dispositivos de vídeo y de sonido han sido la vanguardia de las innovaciones tecnológicas en el hogar.

La búsqueda del confort y del ocio ha permitido crear estos hogares inteligentes, también a nivel emocional: ahora podemos disfrutar nuestro tiempo de ocio en nuestra propia casa, en un ambiente más relajado y más cómodo, acorde con nuestra personalidad.

El ocio desde el sofá

La tecnología ha cambiado nuestra manera de entender el mundo. Y también nuestra forma de ocio. Los nuevos aparatos nos permiten ganar en comodidad y sofisticación.

cine-en-casa

 

Uno de las opciones más recurrente para relajarnos es el cine. Frente al deporte, el cine nos permite relajarnos y disfrutar de un momento de ocio con una variedad de contenidos mayor. La imaginación en el cine posee dos beneficios principales: la relajación y la creatividad, permitiendo “hacer volar nuestra imaginación” y desconectar del mundo. También hay que recordar que el cine podemos verlo solo, en pareja o en un grupo; mientras que el deporte es mejor verlo en grupo para disfrutarlo.

Buscar nuestros momentos de relax y desconexión en nuestra casa nunca fue tan sencillo. Ahora tenemos la posibilidad de poder crear nuestra propia sala de cine en el salón de nuestra casa, sin necesidad de movernos del sofá. ¿Qué necesitamos para ello? Lo fundamental es una pantalla de 50 pulgadas con un buen sistema de sonido. El Blue Ray nos permite disfrutar de una mayor definición visual, reorganizando la decoración del salón para crear el ambiente.

Para ir creando la sensación de tener un cine en casa, los sillones son piezas fundamentales: los sillones relax, junto a los reclinables y lo sillones de masajes nos ayudarán a crear un espacio de descanso y de bienestar corporal.

Una buena imagen

Tras haber recolocado nuestro salón y convertirlo en una sala de cine, necesitamos crear una pantalla: si bien es cierto que existen televisores de muchas pulgadas, nunca obtendrán el mismo efecto que el de una pantalla de cine.

Para ello necesitamos dos cosas: primero, un buen proyector al gusto.  Ya sea FullHD, la mejor resolución para ver BlueRay  o un proyector normal para ver una imagen más que respetable en una habitación con poco espacio.

Y segundo, una pantalla de cine. Siempre podemos utilizar la típica sábana blanca, pero si queremos calidad podemos apostar por una pantalla enrollable o monitorizada para poder disfrutar de nuestra películas con mayor calidad.

El sonido es la clave

La clave de un buen cine es el sonido. De nada sirve tener la mejor pantalla y la mejor calidad de imagen si no lo acompaños con un buen equipo de sonido. Si queremos crear el mismo efecto que el de un cine, el sistema de sonido 7.1 es el que mejor resultado nos dará, exprimiendo la máxima calidad de sonido en cada uno de los canales digitales.

Dejar una opinión